Eating out, New York City, Personal

Almuerzo de cumple

Hace justamente una semana fue mi cumpleaños y como de costumbre fui a almorzar, generalmente es algo que hago con mi familia, pero como estaba fuera del país almorcé con unas amigas. Fuimos a un restaurante belga, con una especialidad en mariscos y cerveza, se llama Markt  y si te encuentras por la ciudad de Nueva York, es definitivamente un lugar que debes visitar.

Su carta de cervezas es bastante amplia, tienen de todos tipos, ¡Hasta cervezas de postre! Algo que yo nunca había visto.

Mi amiga Gabriela y yo llegamos muy temprano al restaurante, mientras esperabamos a dos más de nuestras amigas, ordenamos Ostras vivas de Blue Point con tres salsas diferentes: salsa de coctel, rábano picante y una vinagreta de vino tinto.

Estas ostras estaban tan frescas que por un momento pensé que las llevaron del mar a la mesa, deliciosas. Las acompañamos con las siguientes birras:

 

Después llegaron Mia y María y nos trajeron pan con mantequilla.
(Un saludo a Mia que no me dejo sacar la foto porque tenía mucha hambre)

Entre cervezas y pan decidimos ordenar de la siguiente manera:

Gabriela y Mia: Carne de res marinada Maredsous Brown Ale acompañadas de papas fritas belgas.
María: Hamburguesa de sirloin con queso, tomate y lechuga acompañadas de papas fritas belgas.
Yo: Ensalada Niçoise (Una ensalada con atún, papas, ejotes, un huevo duro, anchoas y tapenade de aceitunas negras)

 

Y para acompañar mi ensalada:

Yum.

 

Excelente ensalada… No es demasiado pesada pero no es muy ligera, era exactamente lo que buscaba aunque debo admitir que lo mejor de Markt son las papas belgas y mostaza, definitivamente.

Si por casualidad te encuentras en la ciudad de Nueva York, visita este lugar, además de que excelente comida y una gran variedad de cervezas de las cuales probar, el ambiente es tranquilo y el servicio es excepcional. Este fue un almuerzo de cumpleaños buenísimo, el cual no lo olvidaré.

 

Share
Standard
Eating out, New York City, Personal

Comida de festival

Para quienes no se habían enterado, en las últimas dos semanas me encontraba en la ciudad de Nueva York, no tenía nada de tiempo y por eso se me hacía muyyy difícil escribir por aquí, ya entienden porqué tenía el blog un poco abandonado. Pero eso ya ha terminado porque ¡estoy de vuelta! y me sobra tiempo para escribir por aquí, algo que no pienso dejar de hacer por ahora.
La razón principal de mi visita a NYC fue el Governors Ball Music Festival, un festival no muy grande que tiene poco tiempo celebrandose en la ciudad, une la buena música, la comida y la gente. La cantidad de comida que hay en el festival es inmensa, y yo como tanto me encanta comer decidí documentar todo lo que comí ahí.
Día 1:
Fue el PEOR día para un festival, estuvo lloviendo TODO el día hasta la noche, muchas bandas tuvieron que cancelar, incluyendo una de mis cantantes favoritas la cual yo estaba MUY emocionada por ver: Feist. A pesar de tener una gripe que me estaba casi matando (y bajo la lluvia), fui a probar un Food Truck que me encanta muchísimo, Korilla BBQ.
Korilla BBQ fusiona la comida coreana con la comida mexicana, de una forma inteligente y deliciosa, cada vez que estoy en NYC intento visitar este food truck.
Yo pedí 2 tacos de pollo con kimchi, queso y sriracha (¡no había cerdo 🙁 !)
Yum, yum, YUM.
Y para acompañar esos tacos… cerveza de sidra de manzana (sabía a sidra regular)
Mala idea la mía tomar cerveza con la terrible gripe que tenía, no volví a comer en el festival ese día, salvo este donut:

Los dulces puede ser curativos, después de esto me sentí mucho mejor.
Día 2:
Segundo día en el festival, no había lluvia pero sí MUCHO lodo, era horrible comer ahí ya que me daba mucho asco el olor del fango, que igual, eso no me detuvo. El sol salió levemente y hacía calor. Por fin me sentía bien.
Primera parada: Num Pang Sandwiches, este shop sirve pequeños sandwiches altamente influenciados por la comida de Cambodia, el que yo pedí fue un pequeño pero delicioso roll de cerdo Duroc, mayonesa picante (hecha por ellos), zanahorias, pepino, cilantro y claro mucha sriracha.
 De-li-ci-o-so.
Para acompañar este rico sandwich, una refrescante bebida de Brooklyn Soda Works, una pequeña fabrica de refrescos artesanales.
Sí.
Artesanales.
 ¿A quién no le llamaría la atención esto?
Refresco de ruibarbo y albahaca tailandesa.
Me encanta la influencia asiática en casi todo ahora mismo.
Mi amiga Mia se tomó uno de hibiscus y menta.
Extraordinariamente refrescante.
Para terminar la noche, me dí la vuelta por Porchetta, además de que deben ser las personas más amistosas del mundo, este lugar le hace una oda al cerdo.
Este es un sandwich de carne de cerdo, haciendo una mezcla con diferentes cortes (hombro, panza y lomo) mezclandolas con hierbas secretas y chicharrón, nace el Porchetta Roll:
Riquísimo y definitivamente una buena forma de cerrar el segundo día mientras disfrutaba de la música de Nas de fondo.
Día 3: ¡POR FIN SALIO EL SOL! Calor, pero mucho lodo. Este día fue excelente, un típico día de verano en NYC. Mucha música. Más comida y yo estaba muy feliz.
De camino al festival no pude contenerme y me comí un pretzel con mostaza de la calle. Me encantan. Amo a NY y su comida callejera.
El domingo comí muy poco, estaba demasiado emocionada y dando vueltas caminando de un escenario al otro (eran 4 y estaban lejísimos uno del otro).
 Aunque comí poco fue comí la mejor comida este día.
Me dí la vuelta por el food truck “Rickshaw Dumpling Bar”, la cola era larguísima pero me llamaba MUCHO la atención, donde hay mucha gente la comida debe ser buena ¿no?
6 dumplings:
2 de cerdo y puerro chino, 2 de pollo con albahaca tailandesa y 2 de edamame.
Edamame de guarnición.
Qué delicia.
También te dan una salsa de maní picante para los dumplings. Solo de recordar estos dumplings me da hambre. Los quiero otra vez. Me entristece mucho estar tan lejos de ellos. Los necesito en mi vida nuevamente. Si te encuentras algún día en NYC, por favor, busca este food truck vale la pena hacer la cola.
Y para terminar el 3 día, cerré con un sandwich de helado de Cool Haus, un food truck inspirado en la escuela de Bauhaus, que sirve los sandwiches de helado más interesantes que he visto en mucho tiempo. Tienen diferentes variedades de galletas y de helado para que tú mezcles como desees.
Yo opté por dos galletas de Red Velvet y helado de Menta y chispas de Chocolate.
(Advertencia, la foto no es muy bonita, era de noche y estaba viendo a The XX, casi olvido hacer la foto para el blog)
¡Estaba riquísimo! Además de que tienen algo que es genial, lo envuelven en papel comestible. Así no tienes que preocuparte por dónde botar la basura, ¡Te la puedes comer!
Al final de todo, el Governors Ball fue genial, una experiencia inolvidable, ojalá que el próximo año pueda ir.
Aquí algunas fotos del festival, que no todo es comida.
(Primer día, lluvia, lodo, gripe y asco)

 

¡Of Monsters and Men bajo la lluvia! (Lindos ponchos, ¿no? Y funda ziplock para el celular, claro)
Ya el segundo día pintaba mejor.
“Hola Mia, el lodo es un asco, ¿verdad?”
¡Animal Collective!
Estos atardeceres a las 9PM además de volverme loca (no estoy acostumbrada a ver un atardecer a las 9PM) me encantan.
Último atardecer del festival, de camino a ver The XX, viendo a la gente bailar al ritmo de la música de Bloc Party.
Share
Standard
Cooking for Friends, Personal, Santo Domingo, Tacos

en cuanto a las despedidas…

Lo único que puedo decir que me “gusta” de las despedidas son los reencuentros, el no decir adiós, mas bien “hasta luego” con ese nudito en la garganta al no saber cuando es que se volverá a tener una noche de risas, cervezas, cuentos y comida. Esta noche fue exactamente eso, una despedida. Mi mejor amiga, mi hermana de otra madre, Victoria regresa a Nueva York y la despedimos de la mejor manera que sabemos, con una noche de tacos en su casa y sobremesa de temas inapropiados.

el pico de gallo es mi favorito
chistes malos

 

Las despedidas no son mal, hacen bien, te hacen mirar al futuro, apreciar más los momentos como estos, risas, historias inapropiadas, rodar después de tanto comer… en fin estar en buena compañía.

Share
Standard