Barcelona, Personal

Shakshouka brunch

Sunday mornings are always easygoing at my place. No alarms and no rush; just a flow of “do as you please” in the air. Today was no exception. I sat on the couch and with a cup of green tea watched an episode of Chef’s Table. It left me stunned.

It features Jeong Kwan, a Buddhist nun who resides in a temple in South Korea and cooks vegan cuisine in the most spiritual way I’ve ever seen in my life. I really identified with her approach to food because of her sense of community and communication.

“With food we can share and communicate our emotions. It’s that mindset of sharing that is really what you’re eating. There is no difference between cooking and pursuing Buddha’s way.”

Man did this inspire me for today. I embodied her mindset and went off to cook a beautiful Shakshouka brunch with some intimate friends. A few had never tried this before and I was beyond excited to make it for them.

Over bloody marys we chopped crisp bell peppers and roasted tomatoes. Talked about where shakshouka comes from, Theresa May and wondered if she’ll pursue the Maldives after this Gibraltar ordeal, and discussed our current obsession with Big Little Lies.

What I love about this recipe is how soulful it is. It’s quite straight forward to make and has all of the makings of a great comfort food dish: a delicious sauce and a runny egg.

What you’ll need:

  • 2 tablespoons of olive oil
  • 1 large red bell pepper, chopped
  • 1 medium green poblano pepper, chopped
  • 1 onion, chopped
  • 2-3 garlic cloves, minced
  • 1 teaspoon of hot pepper flakes
  • 2 teaspoons of cumin
  • 1 teaspoon of sweet paprika
  • salt & pepper to taste
  • 6 eggs
  • 9 medium sized tomatoes (you can use 200gr of canned tomatoes)
  • 1/2 cup of water
  • 2 tablespoons of parsley, chopped

Method:

Roast the tomatoes with salt, pepper and olive oil at 170°C for 20 minutes. In a separate large pan at medium heat add the olive oil, followed by the peppers, onion, garlic, salt, pepper, and chilli flakes. Then add the sweet paprika and cumin. Cook at medium heat this for about 15 minutes.

After the tomatoes are soft, peel the skin off and blitz them in a blender. After you have a smooth sauce, add it to the pepper and onion mixture. Let the sauce simmer for 10 minutes, then add the eggs and cover them. Cook for 5-7 minutes, remove from the heat and top it with parsley, salt and pepper.

This dish is sweet and spicy. Quite soulful. Eat it with bread, tortillas, or even rice if you’re feeling it. We had them with arepas and avocado and let me tell you it was seriously delicious. I really recommend it. Ah, it we washed it down with white wine because, well, it’s Sunday and you can’t judge me.

Share
Standard
Eating out, Personal, Travel

Memories from Paris

I can’t remember when was the first time I learned about Paris. Maybe it was in a movie. Probably in history class. Doesn’t matter, I’ve always wanted to go. Ever since I saw my first nouvelle vague film I’ve wanted to pretend I’m a careless Godard girl in a cute dress. Or channel my inner Julia Child and speak terrible french while I’m stuffing my face with macarons or some buttery food. And fulfilling my lifetime dream of a getting lost in front of impressionist art in the museum d’Orsay. Also, Disney Land. Yes, for the first time in my 26 years of age, I had never ridden a crazy teacup until a few months ago. Thanks to the fact that I was laid off which was really a blessing in disguise, I got to do all that.

This is mostly pictures of my (brief) trip to Paris this past May and also an attempt to make more space on my phone. But seriously, Paris was a dream. I had carb-a-cide breakfasts every day, I went to my favorites movie locations, and I got to see my favorite works of art. Oh, and croissants, plenty of buttery, flaky and delicate croissants. Are you ready for the boring ride?

I mean come the fuck ON.

 

 

Even the small ones were delicious.

Continue reading

Share
Standard
Asian, Barcelona, Bowl of happy, Comfort Food, Fresh Produce, Personal, Vegetarian

Rice Noodles and Sautéed Veggies Topped With a Poached Egg

I’m preparing for a trip to Japan. I haven’t read about protocols to keep in mind whenever I’m on the Japan Railway, or where I’m supposed to take off my shoes. Or how to say “Could you please show me where is the bathroom?”… I did watch that very interesting video about the history of Japan… I’m putting all my hope in live-translation-apps, and all of the Ramen bars I have saved on my Google Maps, the rest is up to my partner and that’s how things are. Another way I prepare for a trip is eating dishes from the cuisine of the country I’m travelling to. That’s how I ended up making this today.

IMG_7568

Continue reading

Share
Standard
Barcelona, Fresh Produce, Personal, Vegetarian

Was That Really a Sabbatical? Baked Green Tomatoes and Why I Haven’t Been Blogging.

Well, now I am. I’ve been ‘off the blog grid’ for over a year now and I’ve finally come back, writing in English this time. Don’t know, I feel I express myself better in my native language.

So… Yeah, I’ve been absent. Busy. On a sabbatical. On a hiatus. Whatever you want to call it. But overall I’ve missed blogging, mostly because of my lack of time, but to be honest I really hate that saying; “Oh I don’t have time for that”, I think it’s because I’m a firm thinker that there is no such thing as “not having enough time” for something, to me that’s just an excuse to not do things… If you want to do something, make time for it… So, well, here I am making time. And I brought tomatoes.

Continue reading

Share
Standard
Cooking for Friends, Personal, Santo Domingo

Entre amigas-

Las tardes con amigas es algo que siempre me encanta sacar para hacer. Siempre están los viejos cuentos, chistes internos y nuevos temas de los cuales hablar y discutir y más si es alrededor de una mesa con sangrías y rica comida.

El sábado pasado, mi amiga Mariela de ElaDesignStudio y yo hicimos de anfitrionas de una tarde de sangría y tapas, antes de mostrarles todo lo que hicimos en esa tarde quiero agradecer a Maribel Montealegre de Los Catadores, quien nos hizo un lindo obsequio de dos botellas de Lillet y varias de St. Pellegrino para nuestra tarde, con esa botella hicimos una sangría blanca con la receta de una de mis webs favoritas: Food52

Aquí lo que vas a necesitar:

 

  • Dos botellas de vino blanco
  • Una botella de Lillet
  • 4 Botellitas de agua con gas saborizada San Pellegrino
  • Frutas de tu preferencia

Y esto no es más nada que mezclarlo todo junto en unas jarras y listo!
Después de unas que otras jarras (¡nos dio la noche!) nos fuimos a preparar las tapas, aquí el menú:
  • Paletas de papas y bacon
  • Tartitas de queso crema y puerro
  • Tapenade de aceitunas negras y pimientos piquillo sobre pepinos
  • Queso crema y puerro sobre pepinos
  • Bruschettas de capresa
  • Platos embutidos: jamón serrano, salami genoa con rúcula al balsámico y queso de cabra semi curado.

 

¡Feliz fin de semana largo!
Share
Standard
Drinks, Eating out, New York City, Personal

Ella Quien Bebe: Brooklyn Brewery edition.

Bienvenidos a la primera entrega de: ¡Ella Quien Bebe!

Desde hace un tiempo vengo bromeando con mis amigos de que voy a hacer un proyecto aparte del blog llamado así contando mis hazañas por bares de la ciudad, cocteles que me gusta preparar, girls night entre otras cosas, y bien pensé ¿Por qué debe de ser aparte? Es mi blog y hago lo que quiera y aquí está. Hoy les cuento sobre mi experiencia en la cervecería Brooklyn Brewery:

La cervecería más importante de Brooklyn, y me atrevo a decir que también de toda la costa este de Estados Unidos abre sus puertas los días de semana a no más de 20 personas para una pequeña gira de dos horas de su sede en Williamsburg, Brooklyn, a mi suerte me encontraba en la ciudad y pude formar parte de esta gira con tres de mis amigas, una experiencia muy interesante para ampliar mis -pequeños- conocimientos sobre la cerveza y como es hecha, pero primero les contaré como empezó esta gira.

Lunes por la tarde, día de mi cumpleaños:

Después de perdernos un poco por Williamsburg, encontramos la cervecería, y bueno para resumirles un poco solamente al ver esta cita en la pared de este lugar de inmediato entendí que Brooklyn sabe bien de cerveza.


“La cerveza ha disipado la enfermedad que había en mí” – Antiguo Egipcio traducido por el Dr. Kent Weeks.

 

Mientras esperabamos para que las puertas abrieran, la gira comienza a las 5PM, es por cita y cupo limitado, estuvimos unos minutos bajo la lluvia, pero al entrar a la cervecería todo era un poco impresionante, desde afuera se ve muy pequeño pero allí el lugar es inmenso.

Me encantaría hablar sobre la historia de esta cervecería pero es un poco extensa, a ver como la resumo lo más rápido posible:

Brooklyn Brewery nace en el 1987 después que el señor Steve Hindy regresa a NYC de un viaje de 5 años por Arabia Saudita, allá conoció a varios diplomáticos que creaban sus propias cervezas artesanales, encantado con este arte Steve Hindy se asocia con su vecino (un banquero de lo más ordinario) Tom Porter y se proponen la meta de llevar la buena cerveza de regreso a la ciudad de Nueva York. Si les interesa más de su interesantísima historia click > aquí <

Al entrar, lo primero que me percaté es que el olor a levadura que hay es embriagante, lo cual hace bastante sentido ya que la levadura es un ingrediente clave en la creación de cerveza, aunque esto lo que me dio fue muchísimas ganas de comer pan. Claro. También que el branding es muy, muy importante para ellos, a cualquier lado que mirabas estaba la marca presente, por ejemplo:

 

Y esta bonita colección de viejas botellas de cervezas.

Después de este joven (creo que se llamaba Derek?) decirnos las reglas de la cervcería, contarnos la historia del Brooklyn Brewery y otros asuntos de importancia, procedemos a lo importante del tour: la degustación de los diferentes tipos de cerveza.

Mientras este chico nos sirve cerveza, nos explica las diferencias entre cada una de ellas, porqué una es mas clara que otra y las variaciones de ingredientes, etc.

Las personas de Brooklyn Brewery son sumamente amables y nos hicieron el obsequio de una copa de cerveza como souvenir de la gira (¡Qué linda es :D!)

 

¡También nos enseñó un truco para poder sacarle los sabores a las cervezas!

El truco está en taparte la nariz, tomar un sorbo de cerveza, después de tragarla, exhalar, ahí (Si lo haces bien) puedes saborear las diferentes notas que tiene la cerveza, por ejemplo aquí tomaba la Brooklyn Summer Ale con 5.0% y al hacer esto notaba el ligero sabor a melocotón, refrescantemente rica! Solo está disponible de Marzo a Julio y en República Dominicana, lamentablemente, nunca.

Después tuvimos el placer de degustar las siguientes cervezas: Brooklyn Lager 5.2%, Brooklyn Brown Ale 5.6% y la edición limitada Brooklyn Silver Anniversary Lager 8.6%.

A esta habitación le dicen “The Hot Room”, es una habitación donde están tres de las plantas más grandes y, obviamente es caliente.

 

 

Un lote de cerveza se toma 8 horas en hacer en esta super planta.

Esta es la segunda parte de la cervecería donde hay más de 100 plantas para una producción total de más de 20 millones de botellas de cervezas al año, sin contar los kegs que también producen para dispensar en sitios como bares y restaurantes.

El candelabro.

Por alguna razón de la vida, en el medio de la cervecería, donde están las plantas y los kegs, está este candelabro, ¿La historia detrás del canelabro? Cuando le pregunto al guía solo me dice esto:

“Because in Brooklyn, we’re fucking classy”
 
Qué bonita es la ironía.

A partir de ahí seguimos conociendo lo amplia que es la cervecería y procedimos a beber cervezas de 8.6% (la Brooklyn Silver Anniversary) hasta que no podíamos más.

Aquí algunas fotos más del recorrido:

Lindas barricas de whiskey viejo donde fermentan cervezas de ediciones limitadas 🙂

(Mis lindas colaboradoras de Ella Quien Bebe)
Y después de ahí nos echaron del lugar, tienen una política muy estricta de que a las 7PM todos se deben ir, el tour realmente termina a las 6:30PM y tienes media hora para entregarte a la bebida, básicamente.
En fin, fue una experiencia muy interesante, aprendí mucho sobre la cerveza ya que en tomarla podría decir que soy una experta, si algún día te encuentras por la ciudad de Nueva York, pásate por Williamsburg y conoce el Brooklyn Brewery, este tour solo cuesta US$10, y tienes la oportunidad de tomar cervezas que usualmente no están en el mercado.
Hasta la próxima, gracias por leerme. 🙂
Share
Standard