Eating out, Personal, Travel

Memories from Paris

I can’t remember when was the first time I learned about Paris. Maybe it was in a movie. Probably in history class. Doesn’t matter, I’ve always wanted to go. Ever since I saw my first nouvelle vague film I’ve wanted to pretend I’m a careless Godard girl in a cute dress. Or channel my inner Julia Child and speak terrible french while I’m stuffing my face with macarons or some buttery food. And fulfilling my lifetime dream of a getting lost in front of impressionist art in the museum d’Orsay. Also, Disney Land. Yes, for the first time in my 26 years of age, I had never ridden a crazy teacup until a few months ago. Thanks to the fact that I was laid off which was really a blessing in disguise, I got to do all that.

This is mostly pictures of my (brief) trip to Paris this past May and also an attempt to make more space on my phone. But seriously, Paris was a dream. I had carb-a-cide breakfasts every day, I went to my favorites movie locations, and I got to see my favorite works of art. Oh, and croissants, plenty of buttery, flaky and delicate croissants. Are you ready for the boring ride?

I mean come the fuck ON.

 

 

Even the small ones were delicious.

Continue reading

Share
Standard
Barcelona, Cocktails, Eating out, Tapas

Fizzy Holiday Cocktails and Tapas at Casa Lolea

I have a daytime drinking policy: it’s only okay at brunch and when having aperitifs with tapas. And vermuth. And best friend crisis. And boy problems. Well, those are several policies, but who’s counting?Also, another one if to kickstart the holiday season after a very fat Thanksgiving weekend. So, why not with a few fizzy cocktails and tapas at one of my most beloved neighborhood restaurants: Casa Lolea. This ain’t your run of the mill sangría and tapas place in Barcelona, which might sound like a distasteful tourist trap. It isn’t one of those. It’s an antic sangría factory from Zaragoza that opened its doors in Barcelona about a year ago. Their concept: straight up traditional sangrías, and some with a nice twist.

And so it began: fizzy cocktails and delightful tapas on a Sunday afternoon.

IMG_4191

IMG_4186

Continue reading

Share
Standard
Eating out, Portugal, Travel

Pastéis de Belém y como me cebé de pastelería portuguesa.

La única dieta que existen en los viajes es la de comer lo que te de la gana. Estar de vacaciones te da la libertad de olvidarte de contar calorías (si es algo que acostumbras hacer, anyway), cenar carbohidratos, tomarte toda la cerveza que quieras y probar absolutamente todo lo que te brinde la cultura gastronómica de aquel lugar que visitas, bueno por lo menos es lo que me gusta hacer a mí y por suerte a las personas con las que viajo también.

Esta vez le tocó a la pastelería de Lisboa en específico el Pastel de Belém, también conocido como el Pastel de Nata. Es un pastelito que lleva más de dos siglos en el mercado y fue creado por monjas católicas del monasterio portugués de los Jerónimos del distrito de Belém, en Lisboa. Estos pasteles son un MUST si viajas a Lisboa, ya que ir a Belem solo son 15 minutos en tranvía, aproximadamente.

Continue reading

Share
Standard
Eating out, Travel

Fresco de verano

Los viajes siempre han sido algo que me apasionan de forma que me es casi imposible describir. Definitivamente me considero una persona que sufre ferozmente de wanderlust.
Mi verano se ha visto lleno de estudios, un viaje por Europa del este, lugares ocultos de Barcelona comida fresca (que por vagancia no he subido aquí, pero puedes mirar en mi Instagram), monumentos y festivales de música. Hace unas semanas emprendí en un viaje superlowbudget de una semana a Budapest, Vienna y Praga, y la verdad es que fue totalmente mágico. A continuación un pequeño ‘photo diary’ de lo que fue de mí en ese viaje, y un poco de mi regreso a Barcelona.
Budapest debe de ser la ciudad en la que la paz me ha invadido repentinamente de una forma que solo me pasa cuando estoy frente al mar, algo un poco irónico porque es una ciudad que no tiene mar, solamente un río, pero los ríos no son igual de potentes que el mar, jamás.

Continue reading

Share
Standard
Eating out

Dos Palillos y una experiencia.

La gastronomía asiática ha sido de mis favoritas desde que tengo uso de razón. Recuerdo que mi madre y mis hermanos me enseñaron a comer con palillos desde pequeña. Muchas veces cenábamos sopa Ramen y mi padre fue quien me iluminó al mostrarme que podías agregarles más ingredientes como puerro, hongos, salsa de soya, jengibre… Los domingos en mi casa se comía fuera, usualmente comida china, y yo siempre intentaba pedir cosas diferentes que ofrecía el menú porque quería conocer todo, recuerdo una vez que pedí tallarines en salsa de langosta y uno de mis hermanos mayores me lo quitó todo, algo muy normal ya que soy la más pequeña de la casa.Hace dos días mi buena amiga Gabriela me hizo un regalo adelantado por mi cumpleaños y me llevó al restaurante Dos Palillos, un restaurante de comida mediterránea fusionada con la asiática, pero no era una cena cualquiera, probamos un menú de degustación de más de 15 platos y una experiencia que no olvidaré por mucho tiempo, todos maridados con excepcionales vinos.

Continue reading

Share
Standard
Barcelona, Eating out

Sábado en la calle

Haber salido el viernes por la noche y despertarse el sábado por la mañana sin rastro de resaca es el empujón más grande que existe para no quedarse en casa todo el día como un pequeño ermitaño. 

Sábado, 8AM y yo estoy más despierta que los pajaritos que estaban cantando en los árboles fuera de mi ventana. El sol me informa que ya la mala racha de días nublados han terminado y también me demanda que salga a aprovecharse de él. ¿Qué hago yo? Lo que cualquier persona normal haría, volví a dormirme hasta que los rayos de luz eran insoportables y a las 10AM decidí salir de cama a ver lo que el día me traía. 

Continue reading

Share
Standard
Eating out, Travel

Tapeando por Granada

Mi interés por Granada es nuevo y muy específico. Empezó porque vi un episodio de Anthony Bourdain: Parts Unknown donde Anthony visita Andalucía y nos submerge en la cultura del tapeo, que para mí, antes de mudarme a Barcelona era un mundo desconocido. Lo que más me emociona de las tapas en Andalucía, Granada específicamente es que son gratis. Sí. Gratis. Algo que en Barcelona no se ve, y si conoces de algún lugar que sirva tapas gratis no se lo comentes a NADIE porque eso es oro y si la gente se entera lo quitan.

Continue reading

Share
Standard