Baked, Barcelona

Postre navideño: pastel de cerezas y nutella.

Calorías, calorías, calorías; eso es la navidad, y no hay quien me diga que no. En esta época se permite todo y y me voy a dar gustazos porque sí. Este postre lo hice para la cena de noche buena, tenía más de una semana viendo cerezas en la frutería y siempre me llamaban la atención, también en casa se encontraba un bote de esos gigantes de Nutella y me dije a mí misma… ¿Por qué no? y aquí está, una tarta que está riquísima, no solo para navidad, para cualquier excusa de comer y mucho.

Antes que todo, les cuento que hice trampa, y mucha. La masa del pastel es pre-hecha comprada en el Mercadona la quise probar porque no me quería complicar demasiado con esto, ya que de cualquier forma iba a estar todo el día cocinando otras cosas.

Vale la pena, te ahorras mucho trabajo y está muy buena. De cualquier modo, si necesitan una receta para la masa, en esta receta pueden encontrarla: Pastel de Manzana en el campo.

Relleno:

  • 1 Taza y media de cerezas frescas, sin pepitas y cortadas en cuadritos.
  • 1/2 Taza de Nutella
  • 2 Cdas de Maicena
  • 1/3 Taza de azúcar moreno
  • 1 Cdta de extracto de vainilla
  • 2 Cdas de zumo de limón
  • La ralladura de medio limón
  • 1 Pizca de sal
  • 1 Huevo grande
Para barnizar el pastel:
  • 1 Huevo batido

 

Instrucciones:
  • Mezclar las cerezas con todos los ingredientes hasta tener un relleno con la textura similar a una sopa grumosa.
  • Poner la masa en un molde para pasteles enmantequillado.
  • Agregar el relleno al molde con la masa.
  • Cortar tiras de masa para hacer la capa de encima del pastel.
  • Tapar el pastel con las tiras de masa. Barnizar con el huevo batido.
  • Hornear por 25-30 mins a una temperatura de 350ºF

 

¡Y después solo queda disfrutar del pastel, con una copa de cava o champán!

 

¡Felices fiestas a todos!
Share
Standard
Eating out, Travel

Sur de Francia

Visitar el sur de Francia fue una experiencia inolvidable, ya quiero regresar, quiero aprender a defenderme mejor con el francés para no andar de perdida de la vida en los mercados navideños o en los cafés, aunque allí la gente es muy simpática, siempre viene bien entender el idioma del lugar que visitas.

Algo que aprendí allí es que los franceses aman los mercados navideños y los carruseles, lo viven con tal plenitud que realmente es inevitable que se te pegue el espíritu navideño. A continuación algunas cosas que comí en los mercados navideños durante tres días y unos cuantos recuerdillos que me llevé del Bézier, Avignon, Arles, Montpellier y Collioure.

 
 

¡Queso! Tanta variedad, tantos tipos de queso y yo perdida en un oasis de degustación.



El Aligot,  es un puré de papas, mezclado con mucha crema de leche (nata), mantequilla y mucho queso Tomme que le da una textura muy suave y espesa, y por encima un trozo de salchicha. Es un plato muy típico de los mercados navideños porque calienta mucho el cuerpo y tiene muchas calorías. 

 


 
La salchicha se cocina dentro del stand del mercadillo para servirle a la gente mientras se van acercando a comprar, mientras un señor va mezclando el Aligot. Las personas pueden comerse el Aligot justo en frente al stand en mesitas de bar.
 
Ahora para algo dulce… ¡Crêpes!
 
 
El stand de los crêpes era genial, además de que los reposteros eran unos chicos hermosos , el crêpe de chocolate negro es un escándalo. Realmente uno de los dulces más ricos para mí. También es muy chulo ver como lo preparan frente a ti.
 





 
 
Preparar crêpes es un arte, definitivamente, y uno muy muy rico.
 
 
El tercer día de mercados navideños conocía a una señora gitana de Granada que llevaba 20 años viviendo en Montpellier, y tenía uno de los stands más concurridos del mercado, era muy simpática. La conocí porque me escuchó hablando español con unas amigas y al parecer estaba cansada de intentar de entender mi francés. 


 
Esta señora prepara el ragout de papas con calamares y olivas negras más rico que he comido en mi vida, bueno el único pero el más rico EVER.
 
 
Fíjense como lo hace en una paellera, este no es un plato típico de Francia pero, es definitivamente una hermosa fusión de la cocina francesa con la española. 
 
Y ahora, lo más importante de toda Francia. Los maracons.
 
 
 
Estos macarons estaban TAN ricos. Me gasté 10€ (carísimos, coño) en 8 macarons de los cuales 4 me comí sin pensar ni asimilar que tenía te hacerle fotos para el blog. Soy una gorda, lo sé y lo acepto.
 
 
Aunque caros, valen la pena. I regret nothing, no sé cuando será la próxima vez que vaya a Francia 🙁 *forever poor*
 
 
 
 
 
 

Ahora les muestro algunas fotos de mi viaje que no son de comida, les exhorto que si algún día tienen la oportunidad de ir a alguna de estas ciudades, vayan, son fascinantes y hermosas, no regresarán a casa como la misma persona.  

Vista desde la cima de la Catedral Saint-Nazaire en Bézier.


Collioure, Francia.

Mercadillo de antigüedades en Montpellier, Francia.


Recuerdos de la más hermosa región que he tenido la oportunidad de visitar.

Share
Standard
To be Categorized

Un pastel de manzana en el campo.

Antes de empezar a hablar de lo que va este post y adentrarme en el tema, quiero dedicarle esta entrada a mi fallecido amigo Miguel Miranda, quien además de ser una maravillosa persona y  muy buen amigo, era uno de los que más me alentaba a que nunca dejase de escribir por aquí, en cualquier proyecto que tuviese siempre fue un gran apoyo para mí. Gracias Migué por tu apoyo siempre, aunque nunca me volverás a decir “¿Dime hartona, dónde comiste hoy?” pensaré en ti cada vez que vaya a un bar o restaurante en Barcelona, tu ciudad favorita. 


El fin de semana pasado estuve en Oviedo y me inspiró mucho, las vistas son impresionantes y el frío solo me daban ganas de acurrucarme con una taza de té y ver películas toda la tarde, soy así de simple. Hay veces que pienso que no me molestaría para nada irme al campo y vivir ‘una vida simple’ horneando pasteles y cocinando todo el rato… Pero claro, eso es solo una idea que seguro no pasa de ahí, después de todo soy una chica de ciudad. 

Entonces… decidí hacer un pastel de manzanas, no sé porqué me dieron las ganas de hacerlo, creo que eran las vistas asturianas o uno de esos antojos locos que nos dan… y aquí está. 

Estas son las manos de Angie pelando las manzanas… Muchas gracias a ella por ayudarme con las fotos<3





Para la masa vas a necesitar:

  • 2 1/2 tazas de harina de trigo para repostería 
  • 1 cdta de sal
  • 1 cdta de azúcar moreno
  • 16 cdas de mantequilla sin sal (dos barras)
  • 1/4 – 1/2 de taza de agua con hielo
Para el relleno:
  • 6 manzanas (las verdes tienen más sabor para el pastel pero yo utilice rojas)
  • 3 cdtas de canela
  • 5 clavos dulces
  • 2 cdas de azúcar moreno
  • 1 pizca de anís (puedes usar 2 o 3 estrellas de anís)
  • 1 chorrito de nata o crema de leche
  • 1 pizca de sal
  • 1 limón
Para hornear:
  • 1 molde para pasteles
  • papel de hornear
  • 1 huevo
Otros utencilios:
  • papel film
  • 1 brochita
  • 1 cuchara de madera
  • 1 bowl grande


  • En un bowl grande, combina la sal, la harina, y la azúcar. Agrega la mantequilla (fría) poco a poco hasta hacer grumos. Termina de agregar la mantequilla.

Cuando termines de agregar la mantequilla, empieza a agregar el agua poco a poco (de cucharada en cucharada), hasta tener una masa manejable. 


Después vas a transferir la masa hecha una bola a papel film y la vas a poner en el congelador por 40 minutos a 1 hora.


Mientras la masa esta en el congelador, vas a ir preparando el relleno del pastel.


Primero vas a pelar y cortar en gajos las manzanas, luego ponerlas en un bowl con el jugo de medio limón, y la piel del limón rallada.

Precalentar el horno a 350ºF.

Después, en un mortero vas a machacar el anís y el clavo dulce. 




Después mezclar todos los ingredientes del relleno en un bowl, y dejar marinar por un rato.

Sacar la masa fría después de una hora en el congelador y expandirla con un rodillo.




Reservar 1/3 de la masa para la capa de arriba, después ponerle mantequilla y papel para hornear al molde. Con mantequilla basta, realmente pero yo le puse papel porque este molde es muy barato y no quería que se pegara por ninguna razón.



Luego, con mucho cuidado, poner la masa en el molde.


Y agregar el relleno y la crema de leche o nata.



Tapar con tiras por encima.

En un bowl pequeño batir un huevo, y con una brochita pintar toda la parte de arriba del pastel.


Meter al horno y hornear hasta que esté dorado y bonito. De 55 mins a 1 hora.

¡Esta receta es muy rica ahora para la navidad! ¡Felices fiestas!

Share
Standard
To be Categorized

Fin de semana en Oviedo



Este fin de semana que pasó, estuve en Oviedo, he regresado a Barcelona con 10 libras de más y estaba preocupada de que no me admitieran en el avión por sobre peso, no pero en serio cuanto comer. Es una ciudad bastante tranquila y muy bonita, donde se come y se bebe MUY bien…también se pasea pero para mí fue un segundo plano.





Primero a lo primero, la Fabada Asturiana, que aunque es un plato que no me llama demasiada la atención porque tiene tanta grasa y el embutido al que más le temo (la morcilla), es un must si estás interesado en probar un plato muy típico de la gastronomía de Asturias, es un cocido tradicional que tiene alubias blancas, chorizo, morcilla y lacón.


Después de esta ‘fartura’ como dicen en Asturias, comí un segundo plato (sí porque la fabada era un primero) que consistía en un Lenguado relleno de cangrejo, rebozado y frito con guarnición de ensalada, gambas y patata…
Después de todo este blog es ‘ella quien come’ no ella quien deja la comida.




Y después, claro un café.

 

 …Y caminar un poco por el Parque San Francisco 🙂



En la noche me llevaron a la Gascona: el bulevar de la sidra de Oviedo, este es el lugar que vas para probar las mejores sidras locales.



Donde probé esta sidra, y a 2€ la botella ¿a quién no le gusta? 🙂


Con la sidra, nos daban percebes de tapa, algo que nunca había probado antes y la verdad que me daba MUCHA grima probarlas, parecen patas de dragón… pero nada después de llenarme de valor los probé y la verdad es que son muy buenos! 





Luego de 4 botellas de sidra, percebes y ver al Barça perder contra el atlético de Bilbao, tocaba cena. Para picar:



Chipirones a la plancha y croquetas de jamón, también navajas y chorizo a la sidra que se me pasó fotografiar… y de plato fuerte ¡Chuletón a la piedra! (todo esto era para compartir entre 5 personas)


Tras la cena, tocaron unas copitas y para la casa… La verdad es que Oviedo es una ciudad muy, muy bonita, lamentablamente por la crisis la gente se está yendo de ahí y no hay demasiada vida, pero igual les dejo con unas cuantas fotos más de mis fin de semana tranquilo por allí.


Mi amiga Angie haciendo de modelo 🙂


La fachada de esta casa (abandonada) me recordó muchísimo a American Horror Story
Cris odia que le hagan fotos

  






Gracias especiales a Angie y Frank por acogerme en su piso, que tenía la vista más bonita que he visto en mucho tiempo, después de tanta tranquilidad tocaba regresar al ajetreo de Barcelona, el cual me fascina, pero lo que realmente odio es esperar en los aeropuertos.

Share
Standard