To be Categorized

Días de lluvia; Crema de guisantes.

Los días de lluvia son para estar en casa. Para acurrucarte con un buen libro y una taza de té. Quedarse en el sofá todo el día entre mantas viendo películas, como yo hago, realmente no lo puedo evitar.

El pasado miércoles hubo una tormenta tropical sobre la Isla llamada Chantal que canceló todo en el país. No tránsito, no trabajo, no nada. Yo me la pase en casa, viendo películas, preparando snacks durante la tarde y simplemente, tranquila. A continuación un poco de mi tarde lluviosa, una receta de Crema de guisantes que hice 🙂

Primera vez que veo el Abogado del Diablo! 🙂

(Más o menos pueden ver aquí como se estaba cayendo el cielo, eran las 3PM, generalmente hace MUCHO sol a esta hora, y aquí está completamente oscuro.)

Y para ver la película me hice el siguiente snack: Fresas, bananas y crema de almendras con coco (¡hechas por mí!)

y aquí el plato:

Super, super fácil de hacer!

Solo necesitas: un puñado de almendras tostadas más una cucharada de coco rallado. Poner esto en una procesadora de alimentos y batir hasta hacerlo polvo, agregar un chorrito de agua (si no la quieres bien cremosa, a mi me gusta mucho con grumos, pero si la quieres suave, no le agregues el agua) y seguir batiendo hasta llegar a la consistencia que más le guste y tadaaa!

Después de esta rica merienda, al terminar la película (que fue genial, por cierto, no sé porqué tardé tanto en ver esta peli) decidí hacer cena, una rica crema de guisantes, para calentar un poco el clima. 🙂




Lo que vas a necesitar:
1 taza de guisantes (pueden ser frescos o congelados, yo utilicé congelados)
1 zanahorita (picada en cubos)
1 papa (picada en cubos)
1 cebolla blanca pequeña (o media grande)
2 dientes de ajo
1 1/2 taza de leche (entera o descremada, como sea)
1/2 taza de agua
Aceite de oliva
2 hojas de laurel
Sal y pimienta
Un toque de paprika
Queso Gorgonzola (opcional)
Queso Ricotta (opcional)




Lo primero que vas a hacer es poner a hervir los vegetales y saltear en aceite de oliva las cebollas y el ajo.







Agregar las hojas de laurel, sal y pimienta.



Cuando las papas y las zanahorias esten suaves, saltear junto a las cebollas. Saltear por 3-5 minutos.


Transferir a una licuadora. Con los restos que queden pegados a la sartén, agregar un poco de leche de la taza de leche y quitar esos residuos. Transferir a la licuadora también.

Agregar el resto de la leche y del agua, batir hasta que quede bien suave y cremosa.


Regresar al fuego por 10-15 minutos. 



Ya cuando este, servie en una fuente con un scoop de queso Ricotta y un poco de Gorgonzola al gusto.



Y así terminé mi día de lluvia, viendo películas y cenando rico, en casa.

🙂
Share
Standard
To be Categorized

Crumble de melocotón, mango y almendras.

Es verano y me encantan los dulces, especialmente los que son de fruta. Aunque siempre haga calor en la Isla y las estaciones no cambian como en el resto de los países, amo hornear ya sean tartas, pasteles, cobblers, crumbles o crisps, tú ponle el nombre.

Hace uns días tuve la suerte de que me regalaran unos cuantos mangos de Barahona (una provincia de la Isla) y por casualidad ese mismo día encontre unos melocotones lindísimos en el supermercado, de repente tuve la idea de hacer un Crumblerápido, y simple de hacer; a continuación les muestro como.

Aquí los ingredientes:

Para el relleno:

  • 3 melocotones frescos y maduros
  • 1 taza de mangos frescos y maduros
  • 2 cdtas de ralladura de limón
  • 2 cdas de zumo de limón
  • 1/2 taza de azúcar (blanca)
  • 1/4 taza de harina
  • 1 cda de extracto de almendras

Para el Crumble (la parte de arriba):

  • 1 taza de harina
  • 1/3 taza de azúcar blanca
  • 1/4 taza de azúcar morena
  • 1/2 cdta de sal
  • 1/4 cdta de canela en polvo
  • 1 barra de mantequilla, fría, sin sal y cortada en cuadros.
  • Unas cuantas almendras para adornar

Preparación:

Lo primero que vas a hacer es precalentar tu horno a 350F y poner los melocotones a hervir por 1 minuto a 1 minuto y medio ó hasta que la piel se les pueda quitar. (Si estás usando melocotones de lata, ignora esto). Desde que los saques de el agua caliente, inmediatamente lo pones en agua fría (con hielo).

Transferir al agua con hielo, esto se hace para que no se cocinen.

Pelar los melocotones. Y cortarlos en cubos, después ponerlos en un bowl grande.

Agregar la ralladura de limón, el zumo de limón, la azúcar blanca y la harina.

Es MUY importante solamente rallar la parte VERDE del limón, si rallas la parte blanca le sale un sabor muy muy amargo que te puede dañar todo el postre.

Y el extracto de almendras…

Ahora agregamos la fruta, los melocotones cortados en cubos y la taza de mango también cortada en cubos.

Esto lo dejamos descansar de 5 a 10 minutos. Mientras tanto vamos a ir preparando la parte de encima.
Para el topping, vamos a combinar la harina, la azúcar blanca y la morena, sal, canela y mantequilla en un procesador de comida.

Mezclar a velocidad baja hasta que la mantequilla este en forma de pequeñas bolitas. Es MUY importante que la mantequilla este fría. 

Estas bolitas pegajosas las vamos a poner encima de la fruta. Adornar con almendras.

Y ahora al horno por 40-45 minutos, hasta que este dorado y los jugos de la fruta esten burbujeantes.


Cuando salga del horno se va a ver algo así:

Esto lo vamos a dejar enfriar un poco, por 10-15 minutos y se va a servir a temperatura ambiente, con un poco de yogurt o helado 🙂

Share
Standard
Drinks, Eating out, New York City, Personal

Ella Quien Bebe: Brooklyn Brewery edition.

Bienvenidos a la primera entrega de: ¡Ella Quien Bebe!

Desde hace un tiempo vengo bromeando con mis amigos de que voy a hacer un proyecto aparte del blog llamado así contando mis hazañas por bares de la ciudad, cocteles que me gusta preparar, girls night entre otras cosas, y bien pensé ¿Por qué debe de ser aparte? Es mi blog y hago lo que quiera y aquí está. Hoy les cuento sobre mi experiencia en la cervecería Brooklyn Brewery:

La cervecería más importante de Brooklyn, y me atrevo a decir que también de toda la costa este de Estados Unidos abre sus puertas los días de semana a no más de 20 personas para una pequeña gira de dos horas de su sede en Williamsburg, Brooklyn, a mi suerte me encontraba en la ciudad y pude formar parte de esta gira con tres de mis amigas, una experiencia muy interesante para ampliar mis -pequeños- conocimientos sobre la cerveza y como es hecha, pero primero les contaré como empezó esta gira.

Lunes por la tarde, día de mi cumpleaños:

Después de perdernos un poco por Williamsburg, encontramos la cervecería, y bueno para resumirles un poco solamente al ver esta cita en la pared de este lugar de inmediato entendí que Brooklyn sabe bien de cerveza.


“La cerveza ha disipado la enfermedad que había en mí” – Antiguo Egipcio traducido por el Dr. Kent Weeks.

 

Mientras esperabamos para que las puertas abrieran, la gira comienza a las 5PM, es por cita y cupo limitado, estuvimos unos minutos bajo la lluvia, pero al entrar a la cervecería todo era un poco impresionante, desde afuera se ve muy pequeño pero allí el lugar es inmenso.

Me encantaría hablar sobre la historia de esta cervecería pero es un poco extensa, a ver como la resumo lo más rápido posible:

Brooklyn Brewery nace en el 1987 después que el señor Steve Hindy regresa a NYC de un viaje de 5 años por Arabia Saudita, allá conoció a varios diplomáticos que creaban sus propias cervezas artesanales, encantado con este arte Steve Hindy se asocia con su vecino (un banquero de lo más ordinario) Tom Porter y se proponen la meta de llevar la buena cerveza de regreso a la ciudad de Nueva York. Si les interesa más de su interesantísima historia click > aquí <

Al entrar, lo primero que me percaté es que el olor a levadura que hay es embriagante, lo cual hace bastante sentido ya que la levadura es un ingrediente clave en la creación de cerveza, aunque esto lo que me dio fue muchísimas ganas de comer pan. Claro. También que el branding es muy, muy importante para ellos, a cualquier lado que mirabas estaba la marca presente, por ejemplo:

 

Y esta bonita colección de viejas botellas de cervezas.

Después de este joven (creo que se llamaba Derek?) decirnos las reglas de la cervcería, contarnos la historia del Brooklyn Brewery y otros asuntos de importancia, procedemos a lo importante del tour: la degustación de los diferentes tipos de cerveza.

Mientras este chico nos sirve cerveza, nos explica las diferencias entre cada una de ellas, porqué una es mas clara que otra y las variaciones de ingredientes, etc.

Las personas de Brooklyn Brewery son sumamente amables y nos hicieron el obsequio de una copa de cerveza como souvenir de la gira (¡Qué linda es :D!)

 

¡También nos enseñó un truco para poder sacarle los sabores a las cervezas!

El truco está en taparte la nariz, tomar un sorbo de cerveza, después de tragarla, exhalar, ahí (Si lo haces bien) puedes saborear las diferentes notas que tiene la cerveza, por ejemplo aquí tomaba la Brooklyn Summer Ale con 5.0% y al hacer esto notaba el ligero sabor a melocotón, refrescantemente rica! Solo está disponible de Marzo a Julio y en República Dominicana, lamentablemente, nunca.

Después tuvimos el placer de degustar las siguientes cervezas: Brooklyn Lager 5.2%, Brooklyn Brown Ale 5.6% y la edición limitada Brooklyn Silver Anniversary Lager 8.6%.

A esta habitación le dicen “The Hot Room”, es una habitación donde están tres de las plantas más grandes y, obviamente es caliente.

 

 

Un lote de cerveza se toma 8 horas en hacer en esta super planta.

Esta es la segunda parte de la cervecería donde hay más de 100 plantas para una producción total de más de 20 millones de botellas de cervezas al año, sin contar los kegs que también producen para dispensar en sitios como bares y restaurantes.

El candelabro.

Por alguna razón de la vida, en el medio de la cervecería, donde están las plantas y los kegs, está este candelabro, ¿La historia detrás del canelabro? Cuando le pregunto al guía solo me dice esto:

“Because in Brooklyn, we’re fucking classy”
 
Qué bonita es la ironía.

A partir de ahí seguimos conociendo lo amplia que es la cervecería y procedimos a beber cervezas de 8.6% (la Brooklyn Silver Anniversary) hasta que no podíamos más.

Aquí algunas fotos más del recorrido:

Lindas barricas de whiskey viejo donde fermentan cervezas de ediciones limitadas 🙂

(Mis lindas colaboradoras de Ella Quien Bebe)
Y después de ahí nos echaron del lugar, tienen una política muy estricta de que a las 7PM todos se deben ir, el tour realmente termina a las 6:30PM y tienes media hora para entregarte a la bebida, básicamente.
En fin, fue una experiencia muy interesante, aprendí mucho sobre la cerveza ya que en tomarla podría decir que soy una experta, si algún día te encuentras por la ciudad de Nueva York, pásate por Williamsburg y conoce el Brooklyn Brewery, este tour solo cuesta US$10, y tienes la oportunidad de tomar cervezas que usualmente no están en el mercado.
Hasta la próxima, gracias por leerme. 🙂
Share
Standard